domingo, junio 15, 2008

Nuevas formas de comunicación en las organizaciones

La comunicación es la esencia del ser humano. Un claro concepto que ha hecho de él lo que hoy conforma toda una sociedad. Emitimos un mensaje para que un receptor lo atienda e interprete. Acción–reacción es igual a comunicación.
Una bidireccionalidad que se acentúa aún más cuando se trata de la amalgama empresarial. Y aquí empiezan las tesis sobre la conveniencia de una “Comunicación Corporativa, Organizacional o Empresarial”, un nuevo concepto que despunta, de manera especial, en las empresas consolidadas. Sin embargo, es necesario establecer una serie de tipologías, jerarquías, demarcaciones y tendencias, pues se trata de un amplio campo cuyo origen, dicen los expertos, se encuentra a mediados del siglo XX, cuando las universidades comenzaron a crear sus facultades. Aquí nace la primera carestía: Organización, y por ende, Comunicación. Estos dos términos, que se asociaron allá por el año 1950, han dado lo que hoy se conoce como “Comunicación Empresarial”.

El uso de las Nuevas Tecnologías en la Comunicación Organizacional

Lo que comenzó allá por los años 50 como estrategias de mejora en la producción de una determinada institución, se ha convertido hoy en toda una Ciencia, de la que aún quedan muchos aspectos que indagar y descubrir, con el objetivo de optimizar el rendimiento de una organización. Pues bien, en este sentido, sobre todo en los últimos años, está adquiriendo un protagonismo ineludible el uso de las Nuevas Tecnologías o Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs). Pasemos a ver algunos ejemplos de relación entre estos dos ámbitos.

Intranet. Se trata de una red dentro de un área local privada, ya sea empresarial o educativa, que proporciona los servicios propios de Internet. De esta forma, se convierte en una herramienta útil de comunicación entre la plantilla profesional que conforma una empresa, y sirve, además, como elemento mediante el que resolver problemas, dudas, intercambiar impresiones o impulsar ideas. Lo normal es que la Intranet integre un “link” de la web corporativa de la empresa, y sólo los miembros de la misma pueden acceder a ella a través de un código y una serie de datos.

Correos electrónicos internos. Son elementos útiles para comunicarse de manera rápida y eficaz. A través de ellos, se consigue ganar tiempo de trabajo, pues supone una comunicación más directa, lo cual deriva, a su vez, en una mayor dedicación a las tareas laborales y una mejora directa en la producción. Actualmente, la mayoría de las medianas y grandes empresas gozan de una red propia de correos electrónicos y su uso está ampliamente extendido.

Página web. Permite a la organización que el público vea sus servicios a través de Internet, el medio con los índices de audiencia más altos. La entidad expone aquí sus servicios, las personas que la integran, sus objetivos o sus cifras. Estos datos le otorgan credibilidad y por tanto confianza por parte del cliente, quien, a su vez, cada vez demanda más este servicio, por la comodidad y el ahorro de tiempo que le supone.

La difusión de la Cultura Organizacional a través de las TICs. Internet constituye un elemento fundamental para la creación y consolidación de una cultura organizacional o una imagen que defina a la organización a través de la palabra. Así, conceptos como web corporativa o Intranet sirven para difundir los objetivos que persigue la institución y la filosofía por la que se rige. Las Nuevas Tecnologías se convierten, a su vez, en un método útil para que el trabajador sea consciente de la línea por la que se rige la empresa, de sus fines, de sus orígenes, y esto, por supuesto, motiva al empleado, pues conoce a la perfección el organigrama que conforma la compañía para la que presta sus servicios.

Nuevamente vemos la importación de las tecnologías de la comunicación para formar grupos colaborativos en las organizaciones.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario